X

Fotogalería

Rob Halford, el orgullo LGBT que revolucionó el mundo del heavy metal

- 25/06/21

El 28 de junio de 1969, la policía de Nueva York allanó el bar ‘Stonewall Inn’ conocido por ser uno de los lugares más importantes y populares de la comunidad gay del país norteamericano. La actitud de las autoridades con los miembros LGBT que se encontraban en el lugar generó caos y tensión, porque los clientes que se estaban divirtiendo, no estaban haciendo nada malo para que los maltratan y acosaran.

Cansados de los malos tratos, la comunidad gay de la ciudad estadunidense luchó contra la policía cuerpo a cuerpo, para defender sus derechos que habían sido vulnerados y violentados durante años, no solo por las autoridades sino también por personas y movimientos homofóbicos.

El mismo año en el que ocurrió el enfrentamiento entre la comunidad gay y la policía en Estados Unidos, se fundaba en Birmingham, Inglaterra, una de las bandas de heavy metal más grande de la historia de la música: Judas Priest.

El líder de Judas Priest, Rob Halford, es conocido por la forma en la que trascendió su música a fans incondicionales y por la libertad con la que le dijo al mundo que era gay, cuando ningún músico rockero o metalero había hecho algo igual.

La llegada del heavy metal sedujo a los jóvenes de la época que no se sentían identificados con la cultura cristiana que estaba establecida; al final,  se dejaron llevar por las largas cabelleras, y los poderosos y electrizantes riffs de guitarra. Un mundo que vendía sexo, drogas y rock & roll.

Aunque el heavy metal vendía un discurso de libertad y anarquía dentro del género y los fanáticos, aún existían muchos comportamientos machistas y homofóbicos que mostraban la hipocresía que se vivía dentro del mundo del rock en el que los hombres, en su mayoría fornidos, se vestían con chaquetas de cuero, taches y látigos, inspirados en el sadomasoquismo de los clubes homosexuales a los que Rob Halford asistía.

La desgarradora voz de ‘Painkiller’ y ‘Breaking the Law’ salió del closet en 1998 durante una entrevista con el canal de televisión musical MTV. Su confesión dejó sorprendidos a sus fanáticos y abrió la puerta para que diferentes artistas empezaran a liberarse en su orientación sexual.

Han pasado 23 años desde que Rob Halford aceptó públicamente su homosexualismo, y sigue siendo respetado y amado por diferentes amantes del rock que lo consideran como el ‘Dios del Metal’.

Para Rob Halford que descubrió que era homosexual a los 10 años, no fue nada fácil vivir escondido en una sociedad que veía la comunidad gay con repulsión. Su dura trayectoria, sus adicciones y los abusos sexuales de los que fue víctima, los plasmó en diferentes canciones como ‘Raw Deal’ y ‘Jawbreaker’, con las que se liberó y logró encontrar una estabilidad emocional que ha intentado mantener hasta el día de hoy.

La vida, las letras y los atuendos de Rob Halford son íconos de toda una generación de amantes al metal.

Comentarios