Marcelo se retira del Real Madrid

Foto: GettyImages

«Voy a seguir jugando»: Marcelo Vieira se despide del Real Madrid

El equipo español le realizó un emotivo y sentido homenaje al futbolista.

Luisa Toquica

Luego de 16 años jugando para el Real Madrid, el futbolista brasileño de 34 años Marcelo Vieira se despide del equipo español, que ganó su Champions número 14 este 2022.

El equipo merengue realizó un sentido homenaje al lateral, que obtuvo 25 títulos y es considerado como uno de los jugadores con más reconocimientos dentro de la institución deportiva.

En medio de lágrimas, el brasileño agradeció a los directivos, cuerpo técnico, futbolistas, e hinchas por confiar en él y darle la oportunidad de desarrollar su carrera profesional, que no llega a su fin, pero que sí cambia.

Mire También:

“Quería agradecer al club, a mis compañeros que tuve la suerte de jugar durante todos estos años, a los entrenadores que tuve, los utileros que para mí son como una familia, la gente que trabaja en la residencia, los de seguridad, los que trabajan por detrás, los que hacen el trabajo sucio…Es complicado… Nosotros solo nos dedicamos a jugar al fútbol, pero me gusta aclarar que para que juguemos bien, que tengamos ropa limpia, los botines limpios hay un trabajo detrás y eso aprendí en el Real Madrid. Quiero agradecer a todos, al mejor club del mundo por poder disfrutar de esto. Cuando digo trabajo sucio, me entienden. Estamos haciendo lo que nos gusta y tenemos todo para disfrutar”, señaló el futbolista, que resaltó lo feliz que se siente por haber hecho parte de uno de los equipos de fútbol más grandes de la historia.

Aunque Marcelo se despide del equipo español, el futbolista aseguró que seguirá jugando porque aún se siente capaz de hacerlo y destacar: «Voy a seguir jugando, creo que puedo seguir. Y si juego contra el Madrid no hay problema, porque mi sentimiento está ahí y porque soy profesional».

Finalmente, después de agradecer a diferentes personas que lo acompañaron durante todos estos años, el futbolista destacó y bromeó: “hoy es un día de alegrías, lloramos porque tenemos muchas emociones, muchos recuerdos y estoy muy feliz. Salgo de aquí con la cabeza en alto, mi familia está muy orgullosa de mí. Soy un afortunado. No es un adiós, es un hasta luego, porque no siento que me vaya del Madrid. Si algún día vengo y no me dan una entrada, van a tener un problema”.