Festival Sónar

Foto: GettyImages

Talento femenino, multiculturalidad y excelencia en el primer día de la vuelta del Sónar

El festival Sónar regresó por fin a su ciudad natal y lo hizo a lo grande.

Luisa Toquica

El festival Sónar regresó por fin a su ciudad natal y lo hizo a lo grande, con un primer día lleno de propuestas de máxima calidad y con mayoría de artistas, cantantes y DJ’s mujeres procedentes de diferentes partes del planeta. Un arranque con mucho público que, pese a las altas temperaturas de la actual ola de calor que sufre España, respondió con fidelidad a un festival que, año tras año, genera una sensación única de apropiación y de empatía entre miles y miles de amantes de la música electrónica y de los nuevos géneros musicales.

Después de dos años de parón por la pandemia, el Sónar volvió a Barcelona con una  propuesta musical y escénica caracterizada por la mixtura de estilos, lo ecléctico y lo inclasificable, algo a lo que afortunadamente nos tiene acostumbrados el festival en su line-up de cada año y con el que se busca no sólo leer el presente sino también anticipar el futuro.

Entre las propuestas más destacadas del Sonar Village, el gran escenario situado al aire libre del Sónar Día, se destacó Simona, la joven argentina residente en Barcelona, con su collage estilístico y sus bailes que no perdieron un ápice de su intensidad pese a que el calor golpeaba fuerte a las cuatro de la tarde. Le siguió el set de Manara, la DJ y productora británico-pakistaní, quien se encargó de sumar voltajes para poner al público muy arriba, con sus mezclas de Bollywood, grime, garage, rap y hip-hop. Después llegó propuesta ecléctica de Lady Shaka para dar paso a dos cierres a puro baile, ritmo y movimiento.

Pongo, la ex cantante del grupo lisboeta-angoleño Buraka Som Sistema y autora de la mítica canción “Wegue Wegue”, que se presentó con su proyecto solista en el que continúa dando lo mejor del kuduro. Y ya con la noche plena en el recinto de la Fira de Montjuïc y con el calor dando un poco de tregua, la canadiense residente en Londres, Jayda G, nos hizo bailar a todas y a todos hasta la medianoche.

Este año, el festival inauguró el escenario Sonar Park, donde se concentraron las propuestas más radicales e innovadoras, como la del artista multidisciplinar Coucou Chloe y sus variaciones en torno al concepto de la música club, el neo-perreo de Ms Nina con unas bailarinas infartantes y una celebración totalmente emponderada de la sexualidad femenina y Lechuga Zafiro, el nombre artístico del músico uruguayo Pablo de Vargas que presentó su set experimental que lo ubica entre los nombres más arriesgados y originales de la electrónica rioplatense.

Paranoid London se llevó todos los premios entre las propuestas del escenario Sonar Hall con su habitual estilo acid house y, esta vez, con tres invitados: Mutado Pintado, el vocalista de la banda post-punk londinense Warmduscher, el pilar del underground house y techno queer Josh Caffe y los trabajos visuales de Bob Jaroc, un habitual colaborador de Fatboy Slim.

Había muchas ganas de la vuelta del Sónar y este primer día sirvió para calmar las ansias. Pero todavía falta mucho y esto recién empieza. Hoy viernes y mañana sábado queda lo más grueso y significativo de esta edición de 2022 en dos días y dos noches, con estos nombres entre los principales: C. Tangana, Nathy Peluso, Chemical Brothers, Arca, Moderat, Richie Hawtin y Charlotte de Witte.

Por Laureano Debat