X

Noticia

Joaquin Phoenix quería que su Jóker fuera gordo

- 25/09/19

El actor intentó convencer al director de la película de que le permitiera engordar para meterse en la piel del personaje porque ya sabía lo duro que resultaría perder peso si optaban por ir en esa dirección.

La transformación física de Joaquin Phoenix para dar vida a una nueva versión del Jóker le ha valido un sinfín de aplausos y ha contribuido sin duda a avivar los rumores de que este último trabajo le valdrá al menos una nominación a los Óscar, pero curiosamente su aspecto en la película habría sido muy diferente si él se hubiera salido con la suya.

Aunque el actor siempre tuvo claro que quería explorar y reflejar de alguna manera los efectos secundarios que provocan los medicamentos como los que toma desde la infancia Arthur Fleck, el personaje que interpreta en la ficción, su intención inicial era mostrarle como una persona con sobrepeso, ya que en el pasado se había comprometido a adelgazar hasta extremos poco saludables para otros proyectos y sabía lo difícil que resulta hacerlo.

“Tomar ese tipo de pastillas es en cierta manera trágico porque sientes que te desconectan del resto del mundo, pero encima también hay que lidiar con el impacto que tienen en tu cuerpo”, ha explicado en una entrevista al podcast ‘ReelBlend’ para justificar la propuesta que le hizo al director de la cinta, Todd Phillips. “Yo sugerí que optáramos porque fuera gordo porque ya sabía lo que supone perder peso, y créeme cuando te digo que es lo peor. Básicamente no quería pasar por todo eso de nuevo. Pero Todd es muy listo, y me dijo que él lo veía justo al contrario. Sabía que en el fondo tenía razón, pero al menos quería intentarlo…”.

En vista de que engordar no era una opción, la estrella de Hollywood se puso manos a la obra para adelgazar más de veinte kilos: en un principio se centró en comer de manera muy saludable, con una dieta a base de verduras, y entrenar más de lo habitual, pero eventualmente tuvo que reducir su alimentación a una sola manzana al día acompañada de unos pocos espárragos al vapor y lechuga.

Pese a que resultó tan duro como esperaba, Phoenix reconoce que esa dieta le colocó en un estado de ánimo perfecto para comprender la necesidad patológica de aprobación que define la personalidad de Arthur y que juega además un papel clave en los orígenes del némesis de Batman: “Yo estaba constantemente insatisfecho: tener tanta hambre consigue que pienses de manera diferente, pero creo que también afectó a mi conexión con mi cuerpo, la alteró, y me permitió encontrar una manera de moverme que acabó resultando vital para construir al Jóker”, ha admitido.

via GIPHY

Comentarios