Gus Van Sant dice que Courtney Love no debería ver su película

Laura Moreno

Gus Van Sant piensa que Courtney Love probablemente no debería ver su película Last days, una reflexión de ficción sobre la vida de Kurt Cobain, incluso aunque hayan pasado 11 años desde que Kurt se suicidara.

Van Sant dijo a Reuters el sábado que la película, que compite en el Festival de Cine de Cannes, podría afectar bastante a Love, incluso aunque sólo se trate de una interpretación de lo que pudo haberle pasado al icono del rock antes de que este se disparara en 1994.

«Me gustaría que ella viera la película, pero también sé que se trata de algo que podría ser demasiado doloroso, demasiado molesto», dijo Van Sant, quien ganó la Palma de Oro del festival en 2003 con Elephant, después del estreno mundial de su nueva película en Cannes.

Van Sant también ganó el premio de la Academia a la dirección por El indomable Will Hunting y el Globo de Oro por To die for, una comedia negra protagonizada por Nicole Kidman que apareció en Cannes en 1995.

Van Sant dijo que Love había expresado su interés por Last Days.

«No soy positivo acerca de cómo reaccionaría», dijo. «Creo que podría ser demasiado íntimo. Ella vivió la historia así que podría ser demasiado difícil. No creo que se trate de entretenimiento para ella o algo interesante. Pero ha preguntado por la película. Tiene curiosidad».

Van Sant retrata la vida de Cobain en un personaje llamado Blake de carácter desconcertado, solitario, una estrella del rock catatónica que pasa mucho tiempo mascullando para sí mismo, comiendo macarrones y queso, vistiéndose como una mujer, viendo televisión y vagando sin rumbo por su fría mansión.

Este es el tipo de cosas que hacía Cobain, dijo Van Sant, quién conoció a la estrella del rock.

A Van Sant no le gustan los medios

Vant Sant dijo que hacía tiempo que había abandonado la idea de hacer una película basada en la vida de Cobain porque no quería ahondar en los detalles – particularmente porque nadie supo qué ocurrió antes de que Cobain escribiera su nota suicida, se inyectara heroína y se disparara.

Van Sant dijo que se sintió muy cómodo haciendo la historia sobre Cobain, cuya banda Nirvana fue el centro de la escena musical de Seattle a principios de los 90. Love es una cantante y actriz llena de color conocida por sus payasadas dentro y fuera del escenario.

«Estos días en particular están un poco perdidos», dijo. En una rueda de prensa el viernes, Van Sant admitió el miedo a una demanda de Love, y afirmó que eso fue parte de la decisión de desarrollar una ficción y decir que la historia estaba meramente «inspirada en» Cobain.

Degustando su tercera aparición en Cannes, Van Sant dijo que le gustaba el festival pero que le disgustaban los medios como parte de él.

«Me gusta venir pero no me gusta la prensa», dijo, añadiendo que no tenía nada en contra de los periodistas.

«No tengo nada que decir acerca de la película. Es como que no la puedo definir realmente. La razón por la que hice la película es porque no puedo hablar de eso. Mucha gente hace películas pero pueden hablar de eso. Yo soy lo contrario, está todo en la pantalla».

Tomado de 40 Principales España.